La tintura de los hilados

Hilos alfombras

De las operaciones necesarias para la confección de una alfombra, la tintura de los hilados, realizada a menudo según procedimientos complejos, es la más determinante para el efecto decorativo final. En Oriente, los sistemas tradicionales de tintura se basan en el uso de sustancias naturales, aunque desde principios del siglo XIX hicieron su aparición también en estos países los colorantes sintéticos. Para facilitar la fijación del color, la tintura debe estar acompañada de una adecuada mordedura, ligada a la elección del mordiente, que se puede realizar antes o después de haber teñido la lana o bien añadiendo mordiente al baño colorante.

Colorantes naturales y los 'Abrash'

Las sustancias colorantes naturales usadas tradicionalmente son de origen vegetal: su elección está ligada a su presencia en los lugares de producción y las modalidades de empleo a la experiencia de los tintoreros.

La dificultad de obtener sobre cada madeja los mismos matices de color y sobre todo de obtener, por los diversos baños colorantes, tinturas que tengan con el tiempo la misma resistencia a la luz o al agua, hace que en las alfombras orientales aparezcan a menudo losabrash, esto es, distintos matices de un mismo color, que constituyen entre otras cosas, una eficaz documentación de la naturaleza artesanal de las alfombras en que aparecen. Es oportuno señalar que, aunque en Occidente los abrash hayan sido considerados durante mucho tiempo como defectos, en realidad los tejedores orientales han recurrido frecuentemente a ellas a propósito para dar vivacidad con reflejos, a veces claros, a veces oscuros, a un campo uniforme que de otro modo parecería excesivamente monótono.

Materiales más comunes para el tinte.

Rojo:

Con diferencia el más usado, y con un gran número de gradaciones, se obtiene sobre todo de insectos como la cochinilla, el Porphyrophora hamelii, Kermes vermilio … Los insectos, una vez capturados, son sacrificados con vapores de ácido acético, inmersión en vinagre o agua hirviendo, secados y triturados. Para obtener un Kilo de color son necesarios hasta cien mil insectos.

Amarillo:

El más bello y buscado es el del azafrán, pero debido a su gran precio, se empleaba sobre todo en la seda. Las alternativas son el Carthamus tinctorius y el polvo de la raíz de cúrcuma.

Azul:

Se extrae casi exclusivamente del índigo (Indogofera tinctoria) y es el proceso más complejo de todos y para un buen resultado son importantes la calidad del hilado y las características químicas del agua.

Verde:

Se suele obtener de bayas de la familia de las ramnáceas, aunque la manera más corriente de obtenerla es con el doble tintado, primero amarillo y luego azul.

Marrón y negro:

Se emplean sobre todo lanas que ya tienen esa coloración. Para marrones más oscuros se usa la cáscara de nuez . Un doble teñido, primero con Henna y luego con índigo.

Fijadores:

Para que el color permanezca en la misma tonalidad sin alteraciones son necesarios fijadores: el más conocido es el alumbre en la forma de alumbre de potasio, amonio, cromo y aluminio. Cuando los fijadores producen una coloración excesivamente oscura debida a altos porcentajes de hierro en el agua, se usa agua de lluvia.

Artículos Relacionados

0 Comentarios

Deja un Comentario

Your email address will not be published.